Domingo  15 de diciembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Santuario en Olinalá
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Danza de Los Apaches
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Tlacololeros
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Pescado a la talla
  • Danza guerrerense
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Con agua y flores, fragmento
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Encomendero
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4598747
HoyHoy793
AyerAyer730
Esta semanaEsta semana6481
Este mesEste mes16541
TodosTodos4598747
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 32

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Periodismo, El

Región Centro.

Refiere el historiador Miguel F. Ortega, nacido en Chilapa el 4 de octubre de 1887, que la primera imprenta que se conoció en lo que hoy es el estado de Guerrero fue la que trajo don José María Morelos y Pavón en la segunda decena de octubre de 1813, para utilizarla en la publicidad de las  resoluciones del Primer Congreso de Anáhuac, instalado por él en la ciudad de Chilpancingo el 13 de septiembre de aquel año.

El 6 de noviembre se editó en ese taller la Declaración de Independencia, que discutió y aprobó el Congreso en la sesión de ese día.

El mismo noviembre las fuerzas insurgentes salieron de Chilpancingo rumbo a Michoacán. En un encuentro con los realistas, fueron derrotadas en el rancho de Las Ánimas, cerca de Tlacotepec, perdiéndose parte de su archivo y de la propia imprenta.

Consumada la Independencia de México en 1821, se trajo desde Puebla una segunda imprenta, que pasó por Chilpancingo rumbo a Tlacotepec, en donde se imprimió, en marzo, el primer número del periódico El Mejicano Independiente,en cuyas páginas se publicó el Plan de Iguala.

Puede decirse que esa publicación señala los albores de la historia del periodismo impreso en la entidad.

Aunque no se editó en nuestro territorio el periódico La Abispa de Chilpancingo, éste fue publicado en la Ciudad de México por don Carlos María de Bustamante, de octubre de 1821 a agosto de 1822; el nombre del periódico lo concibió Bustamante rememorando la celebración del primer Congreso mexicano, ocurrida precisamente en Chilpancingo (“lugar de avispas”). El historiador insurgente quiso, en esta forma, “hacer periodismo político para comentar los sucesos de actualidad”, según lo interpreta Ernesto Lemoine Villicaña.

El 21 de marzo de 1850 se trasladan de Iguala a Tixtla los poderes del naciente estado de Guerrero. Desde febrero se imprimía La Aurora del Sur, considerado como el primer periódico oficial de la entidad. Continuó apareciendo en Tixtla hasta mayo de 1853.

Durante la Guerra de Reforma, los liberales fundaron en Tixtla El Eco de la Reforma (1860), de ocho páginas, que aún aparecía en 1864. Entre esos años, los mismos liberales expresaron su ideal en El Arco Iris (1862).

El maestro Ignacio Manuel Altamirano, que en 1866 se encontraba en su solar nativo, dio a conocer a partir de febrero un órgano del Club Álvarez, de marcada tendencia liberal e impugnador de la Intervención europea. Desapareció en diciembre de ese año.

Desde su adolescencia, Altamirano dio muestras de vocación periodística. Siendo alumno del Instituto Literario de Toluca, publicó el periódico estudiantil Los Papachos. Después del triunfo de la República, edita en la Ciudad de México El Correo de México, El Federalista, La Tribuna, La República y la revista literaria El Renacimiento; esta última,  durante 1869.


Revista literaria El Renacimiento publicada por Ignacio Manuel Altamirano en 1869.

Después de la victoria de las armas republicanas, los generales guerrerenses Vicente Jiménez y Diego Álvarez regresan a Guerrero. El primero venía del sitio de Querétaro y Álvarez retornaba del asalto a la ciudad de Puebla, ocurrido el 2 de abril de 1867. Lamentablemente se suscitó entre ellos una pugna de carácter político que provocó que en julio de ese año los jimenistas publicaran en Tixtla El Regenerador, donde atacaban a Diego Álvarez;los partidarios de éste, que era el encargado del gobierno que se situó en la Costa Grande, respondían por medio de El Progreso de Guerrero,editado en Acapulco de 1867 a 1869.

El gobierno del general Francisco O. Arce, que se había traslado de Tixtla a Chilpancingo en 1870, continúa aquí la publicación del periódico La Paz, órgano oficial que se editaba hasta 1869 en la cuna del general Vicente Guerrero.

Un año después surge el periódico La Nueva Era, de filiación jimenista. Mientras tanto, en Tixtla aparecía El Amigo de la Paz.

En 1871 hace su debut en Chilpancingo un pequeño bisemanario conocido como El Tití, bajo la firma de Abel Navarrete. En ese periódico, calificado por sus redactores como independiente, joco–serio, lacrimoso, con visos de parlanchín, de grosero y gracioso, se publicó el siguiente epigrama por el cual se satirizaba el cambio de los poderes a esta ciudad:

“La capital de Guerrero
si llega a ser Chilpancingo,
sería lo que en un vestido
un ridículo respingo”.

En 1873 y años siguientes continuaban las diferencias entre Álvarez y Jiménez. El primero apoya la edición de El Fénix, en tanto que el segundo propiciaba en 1877 la publicación de El Regenerador como su vocero oficial.

Cuando Álvarez fue gobernador en 1873, la oposición no se hizo esperar y se manifestó por conducto de El Remolino y El Chirrión.

Además de El Regenerador, apoyado por Jiménez, apareció también en 1877 Las Termópilas. Al parecer, en el mismo año, durante el gobierno del general Rafael Cuéllar, comenzó a imprimirse El Periódico Oficial.

En 1879 circulaba en Chilpancingo El Iris, que dirigían Francisco J. Meléndez y don Alberto Morlet.

A principios de 1880 se leía en la capital La Opinión del Sur, y a fines de eseaño, El Porvenir del Sur, dedicado a defender la candidatura del general Arce, que aspiraba a gobernar por segunda vez.

En 1881 se encarga nuevamente del gobierno el general Diego Álvarez. Algunos guerrerenses inconformes con esa elección, editan en la Ciudad de México La Bandera de Iguala, órgano quincenal que se publicó durante 1882 y 1883. Para contrarrestar los ataques de La Bandera, surge en Chilpancingo La Estrella del Sur.

Durante el segundo y tercer periodos gubernamentales del general Arce (1885–1893), proliferan los periódicos, distinguiéndose entre ellos El Ciudadano, La Opinión, La Acacia Azteca y Los Hijos de Guerrero.

A fines de 1889, año en que terminaba el segundo cuatrienio de Arce, vio la luz pública La Voz del Sur, que editaban  los señores Teódulo Casarrubias e Ignacio Adame.

Como un dato trascendente, es necesario mencionar que en 1887 existía en la capital una sucursal o agencia de Prensa Asociada, cuyo representante era Homobono Alday, originario de Chilpancingo. A mediados de 1892 se publicaba en la misma ciudad el periódico anticlerical Los Hijos de Guerrero en el Siglo XIX, órgano informativo   fundado y dirigido por el culto maestro y abogado don Aurelio Vázquez.

En 1893, durante el tercer periodo de gobierno del general Arce, captaban la atención de los chilpancingueños La Emulación y El Filósofo. El primero, que era anticlerical y lo dirigía el profesor Lamberto Popoca, prolongó su publicación hasta 1895. El segundo, era semanario de cuatro páginas y lo dirigió en su primera época don Fidel Franco.

Para apoyar la candidatura de Antonio Mercenario como gobernador estatal, se fundó en 1894 El Atleta. Ese mismo año circulaba El Imparcial, creado el año anterior por Aurelio D. Canale y Miguel Román, que en 1896 se publicaba aún bajo la dirección del licenciado Diódoro Batalla.

Entre 1892 y 1897 se publicaron El Bouquet, La Miniatura y El Niño. Así lo informaba El Propagador de la Fe, que se editó en Chilapa, del que conservaba una colección nuestro informante, don Miguel F. Ortega. Uno de los periódicos finiseculares fue La Educación Artística,  fundado en 1899 por el profesor José Juan Barroso.

A dos años de iniciada la Revolución de 1910, aparecía los domingos, en la capital del estado, el periódico literario Página del Alma, en el que colaboraban los poetas Carlos G. Gómez Romero, Gonzalo de A. Carranza y Rodrigo Torres Hernández.

En 1933 el poeta colombiano Porfirio Barba Jacob fundó en Chilpancingo el semanario Germinal. Era el director Alejandro Gómez Maganda y jefe de redacción el bardo Manuel Macedonio Reynoso.

En 1946 se leía en Chilpancingo El Güero Sol, nombre inspirado en el mote de un personaje popular de la ciudad que se llamaba Roberto Catalán Mancilla. Lo editaba y dirigía el periodista Humberto Ochoa Campos, quien dio vida al primer cotidiano estatal denominado Diario de Guerrero y cuyo nacimiento se registra en julio de 1947 bajo el patrocinio del Gobierno del estado. Este diario dejó de publicarse en 1954, al desaparecer los poderes encabezados por el licenciado Alejandro Gómez Maganda, y reanuda su circulación en 1967 con Héctor García Cantú como director.

En 1951 Hermilo Castorena Noriega funda el semanario Sur, que aparecía simultáneamente en Chilpancingo e Iguala. Sólo se publicaron cuatro números.