Miércoles  20 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Danza de Los Apaches
  • Pescado a la talla
  • Tlacololeros
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Encomendero
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Con agua y flores, fragmento
  • Santuario en Olinalá
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Danza guerrerense
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4567834
HoyHoy325
AyerAyer1381
Esta semanaEsta semana3068
Este mesEste mes26118
TodosTodos4567834
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 55

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Constituciones políticas

Para terminar este conflicto, en abril de 1868, el Gobierno envía en calidad de mediador al general Francisco Otálora Arce. En mayo se dio por concluido el problema y Jiménez se trasladó en agosto a la Ciudad de México, donde permaneció acuartelado hasta febrero de 1869.

A finales de 1868 quedó disuelta la División del Sur y poco después se llevaron a cabo elecciones para elegir gobernador constitucional del estado, resultando electo el general Arce.

Este gobernador, que era originario de Jalisco, inició en mayo de 1869 la publicación del periódico oficial La nueva era; elevó el presupuesto; suprimió algunos impuestos impopulares; recomendó la diversificación de cultivos agrícolas; fomentó la minería; organizó el Poder Judicial del estado, instalando en agosto de 1869 el Tribunal Superior de Justicia; impulsó la educación a través de 304 escuelas para niños y 55 para niñas, así como con la fundación del Instituto Literario en Tixtla, el 11 de septiembre del mismo año, mediante Decreto 31; abordó los conflictos limítrofes con Oaxaca, Puebla y Michoacán, propuso que los ayuntamientos se encargaran del Registro Civil y organizó la Guardia Nacional con 162 miembros.

En agosto de 1870, motivado por conflictos con el general Jiménez, que ya había regresado al estado, Arce, por medio del Decreto 57, cambió la sede del Gobierno del estado a Chilpancingo, declarándola capital de Guerrero.

En 1872, mediante Decreto 46 se adoptó la legislación civil de la Federación y el mismo año, por decreto 50, la legislación penal.

Es en 1873 cuando el estado adoptó el Código de Procedimientos Civiles Federal, por medio del Decreto núm. 26.

Constitución de 1874.

En 1874 vuelve a modificarse la Constitución estatal y a publicarse una nueva. Este documento, que viene a ser el tercero en su género, varía poco en relación al anterior, pues sólo se adopta en su contenido la figura de vicegobernador (artículos 60 al 63, comprendidos dentro de capítulo III, de la sección segunda denominada del Poder Ejecutivo).

Constitución de 1880.

En 1880, siendo gobernador el general Rafael Cuéllar, nuevamente un Congreso Constitucional reformó la Constitución del estado, la cual fue firmada el 26 de noviembre y sancionada el día 27. En esa ocasión las reformas fueron más amplias, hecho que obligó a efectuar una promulgación íntegra el 29 de noviembre del año mencionado. Por otro lado, se señalaba en forma expresa que ese documento derogaba la Constitución anterior. Esta nueva Carta Magna constaba de 68 artículos.

Las reformas principales fueron las siguientes: aumentaban a 13 los distritos, imponía al gobernador una visita anual como mínimo a cada uno de los distritos, obligaba al gobernador a dotar de armamento e instrucción a la Guardia Nacional del estado y le daba el derecho de disponer de ella.

En esa época el atraso y la marginación en nuestro estado eran más acentuadas que en la mayoría de las entidades de la República. Los índices de desarrollo eran mínimos, se carecía de industria y fuentes de trabajo, las comunicaciones eran precarias, no existían hospitales para la atención de enfermos, y por ello la mayoría de la población moría joven y en el mayor desamparo; el número de escuelas era escaso y la educación se enfocaba a las clases sociales con capacidad económica, lo cual se traducía en un analfabetismo que superaba el 95% de la población. Por otro lado, los grandes latifundios seguían imperando en Guerrero, la mayoría de la población carecía de tierra y trabajaba en condiciones miserables y casi de esclavitud en los ranchos y haciendas existentes.

Por lo anterior, fue lamentable que esta Constitución –al igual que las anteriores– tampoco señalara como educación gratuita la impartida por el Estado, ni tocara en ninguno de sus puntos el problema agrario.

En noviembre de 1884 se reforman los artículos 21 y 23 relativos a las atribuciones y restricciones de la Cámara de Diputados y a la diputación permanente. En la misma fecha, con el Decreto 52, se dispensa al general Francisco Otálora Arce –a la postre gobernador de 1885 a 1893– el requisito de vecindad, señalado en la fracción III del artículo 35 de la Constitución estatal. Correspondería a Diego Álvarez la publicación de estos actos del Poder Legislativo.

El 13 de octubre de 1885, siendo gobernador Otálora Arce, se crea un nuevo distrito con el nombre de Zaragoza y cabecera en Huamuxtitlán. El mismo año se expidió una ley que hizo obligatoria la vacuna contra la viruela. En noviembre del mismo año, por Decreto 32, se dictó una ley de responsabilidad de los funcionarios.

En abril de 1886, Otálora Arce publicó una reforma constitucional que modifica el texto del artículo 18 relativo a la diputación permanente. Dos años más tarde, en abril de 1888, el mismo gobernante dio a conocer la reforma del artículo 34 de la Constitución local, relativo al Poder Ejecutivo del estado, abriendo la posibilidad de la reelección inmediata.

Otálora Arce fue declarado nuevamente gobernador en 1889. Durante este periodo fomentó la industria, el comercio y las comunicaciones, pero favoreció el caciquismo regional, perpetuó a las autoridades municipales y benefició los intereses de los terratenientes en perjuicio de la mayoría de la población que nada tenía, lo que provocó varias revueltas. De hecho, esta actitud indolente e insensible de parte de los gobernadores porfiristas hacia los desposeídos, que representaban a la mayoría social, era privativa de todos los gobiernos estatales de esa época, que seguían fielmente las políticas marcadas por el gobierno central.

Esta situación provocó que durante los últimos años del Siglo XIX y principios del XX se registraran en nuestra entidad una serie de movimientos armados en busca de justicia social para la población mayoritaria, la que carecía de todo, y que fueron reprimidos atrozmente.

En noviembre de 1890, mediante Decreto 49, se erigió una nueva municipalidad en el distrito de Aldama, con el nombre de Pedro Ascencio Alquisiras y cabecera en el pueblo de Ixcapuzalco, perteneciente a la región Norte del estado.

La nueva división territorial quedó plasmada en la reforma constitucional al artículo 3º en abril de 1894.

En noviembre de 1899, siendo gobernador Antonio Mercenario, por Decreto 12, se creó el municipio Florencio Villarreal, con cabecera en la población de Cruz Grande, perteneciente a la Costa Chica.

A partir del primer lustro del Siglo XX surgen las primeras protestas públicas y los clubes antiporfiristas en todo el país, provocando con ello un aumento de los actos represivos gubernamentales. En 1903, año de la penúltima campaña electoral de Díaz, el grupo gobernante advertía –y no podía ignorarlo– que estaba próxima una tormenta social que amenazaba con romper el sistema político imperante.

Guerrero no fue la excepción, en 1901 Rafael del Castillo Calderón encabezó en Mochitlán el primer levantamiento armado contra Porfirio Díaz (Plan del Zapote), mismo que fue reprimido brutalmente por el entonces coronel Victoriano Huerta, enviado personal de Porfirio Díaz, hecho que le valió a este sanguinario militar ser ascendido a general.

Gonzalo Ávila Díaz, originario de Tepecoacuilco, en 1905 inicia la lucha agraria en Guerrero, precursora del movimiento zapatista. Eucaria Apreza, de Chilapa, reunía en su casa a los partidarios del maderismo y conspiraba contra el porfirismo, aportando además fuertes cantidades de dinero para apoyar el movimiento revolucionario.

En Huitzuco, los hermanos Figueroa se organizan e inician la revolución armada en Guerrero a principios de 1911. Gobernaba entonces el estado de Guerrero Damián Flores, último gobernador porfirista, quien salió huyendo de Chilpancingo dentro de un baúl para ropa, amarrado a un semoviente.

El movimiento revolucionario, y en especial la promulgación de la Constitución Federal de 1917, obligaron a la modificación de los ordenamientos constitucionales locales. En Guerrero –al igual que en todas las entidades federativas– fue necesaria la expedición de una nueva Constitución. Era gobernador entonces el general Silvestre G. Mariscal. El XXIII Congreso Constitucional, de conformidad con lo dispuesto en el Decreto 6 del 16 de mayo de 1917, expidió en Acapulco el 27 de septiembre del mismo año la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de Guerrero, que deroga la del 29 de noviembre de 1880.

Constitución de 1917.

Esta Carta Magna de los guerrerenses consta de VIII títulos, 121 artículos, incluidosdos adicionales. Fue promulgada el 6 de octubre de 1917.

En esta nueva Constitución se consigna que el estado de Guerrero, en su administración y gobierno interior, asegura y hará efectivos a favor de sus habitantes las garantías y derechos constitucionales consignados en el Título I, Capítulo 1, de la Carta Fundamental de la República, y además los que señala la Constitución vigente.

Este documento clasifica a los habitantes del estado en naturales, vecinos y ciudadanos naturales. Los primeros son aquellos nacidos dentro del territorio del estado y los nacidos accidentalmente fuera de él, pero de padres guerrerenses; son considerados vecinos todos los que tengan en su territorio un año mínimo de residencia fija; para alcanzar la ciudadanía los habitantes naturales deben ser mayores de 18 años, siendo casados, y mayores de 21 si no lo son; se consideran también ciudadanos guerrerenses los nacionales y extranjeros naturalizados en la República a quienes el Congreso conceda carta de ciudadanía, siempre que sean vecinos o estén casados con una guerrerense, tengan en él bienes raíces o hayan prestado importantes servicios a la patria o al estado.