Domingo  20 de abril de 2014.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Tlacololeros
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Danza de Los Apaches
  • Danza guerrerense
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Pescado a la talla
  • Con agua y flores, fragmento
  • Encomendero
  • Santuario en Olinalá
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Zona arqueológica Tehuacalco
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

  • image
  • Visita la Feria a La Bandera
  • image
Visitas desde el 24-02-2012
888104
HoyHoy105
AyerAyer1222
Esta semanaEsta semana7513
Este mesEste mes31538
TodosTodos888104
Día más visitado 03-25-2014 : 2771
Usuarios conectados 5

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Guerrerense

Gentilicio para designar a los naturales del estado de Guerrero y, por extensión, a quienes habitan en su territorio. Término empleado para designar lo relativo al propio estado: costa guerrerense, turismo guerrerense, bibliografía guerrerense.

La calidad de guerrerense.

Hablar de lo guerrerense o del guerrerense implica y exige situarnos en distintas atalayas. Hay muchas perspectivas: jurídica, psicológica, histórica, étnica, etcétera, que merecen ser analizadas. Jurídicamente, guerrerense es, de acuerdo con la Constitución, el nacido dentro del territorio del estado, el que nace fuera del estado de padre o madre guerrerense, y los mexicanos que tengan residencia permanente en la entidad por más de cinco años. Esta definición constitucional ya muestra una falla al hablar de padre o madre guerrerense para definir a los propios guerrerenses.

Este aspecto constitucional forma parte de la perspectiva jurídica: las constituciones de 1851, 1862, 1874 y 1880 señalaron como naturales del estado de Guerrero a quienes habían nacido dentro de los límites del mismo; es decir, aceptaban únicamente el criterio del ius soli para otorgar la calidad de guerrerense.

El ordenamiento constitucional de 1917 adoptó un criterio mixto al señalar que eran naturales los nacidos dentro del territorio del estado y los nacidos accidentalmente fuera de él, si sus padres eran hijos del mismo. Aquí cabe señalar que si bien se adopta el criterio del ius sanguini éste sólo se aplica a los nacidos accidentalmente fuera de él. Los textos constitucionales publicados en 1950, 1975 y 1984 conservan tal dicotomía y agregan un nuevo principio para adquirir la calidad de guerrerense: por naturalización.

De acuerdo con la normativa constitucional, los mexicanos vecinos del estado que residan por más de un año en su territorio, que tengan bienes o hayan prestado importantes servicios al estado adquieren carta de naturalización como guerrerenses. En diferentes términos esta forma de adquirir la calidad de guerrerense se conserva en la Constitución vigente, pero, ¿jurídicamente qué implica la calidad de guerrerense? La doctrina nacional no ha sido uniforme en ese sentido; González Oropeza y Vargas Aguiar mencionan que la calidad que otorgan las entidades federativas a sus habitantes es en sí una nacionalidad.

Tales autores señalan que la doble nacionalidad de que gozamos todos los mexicanos, por ser mexicanos y además nacionales del estado en que tenemos nuestros orígenes, es una característica común. Si adoptamos tal posición, podemos ir más allá, al señalar que los grupos indígenas poseen una nacionalidad más, es decir, poseen una triple nacionalidad. En nuestro estado de Guerrero, como veremos más adelante, conviven varios grupos étnicos: nahuas, mixtecos, amuzgos y tlapanecos.

Algunos autores no hablan propiamente de una nacionalidad sino de la calidad de indigenato, también denominada regionalidad, que es una fórmula de vinculación de los individuos con algunas de las regiones en que jurídica o sociológicamente se divide un Estado.

Para tales autores esa vinculación puede derivarse tanto del hecho de nacimiento en un lugar como de la fijación de la residencia del territorio de alguna región. Esta vinculación, indigenato o regionalidad, como lo llaman, podría considerarse como una nacionalidad en pequeña escala o nacionalidad de provincia, pero en realidad se distingue de la nacionalidad en que en ésta la relación se establece entre el individuo y el Estado, que es el todo, y no entre el individuo y la parte del Estado, como es la región o provincia.

En el caso particular de las entidades federativas mexicanas nos inclinamos por la opinión de González Oropeza y Vargas Aguiar, toda vez que la República Mexicana no se integra por regiones o provincias en sentido estricto, sino por estados federados; además, tales consideraciones sirven para entender el porqué al otorgar la calidad de guerrerense se acude a los principios de derecho internacional para adjudicar una nacionalidad: el ius soli y el ius sanguini. Por otra parte, en nuestra Constitución local la simple residencia permanente por más de cinco años hace que cualquier mexicano adquiera la calidad de guerrerense.

El ius soli se concibe como el derecho al suelo, como el derecho a adoptar la nacionalidad del suelo donde se nace. El ius sanguini es el derecho de sangre, el derecho a tener la nacionalidad de los ascendientes, la nacionalidad de los padres. Las distinciones contenidas en el texto constitucional guerrerense son similares a las de muchas constituciones de las entidades federativas mexicanas; sin embargo, existen también ordenamientos constitucionales que otorgan la calidad estatal únicamente a quienes nacen en el territorio del mismo estado, tal sería el caso en los ordenamientos de Nayarit y del Distrito Federal, por ejemplo.

Esto último representa para nuestra entidad una alternativa viable, pues se otorgaría únicamente la calidad de guerrerense a quienes nacieron en el territorio estatal y se justificaría que existiera disposición expresa que permitiera al jefe del Ejecutivo estatal otorgar la calidad de guerrerense como distinción especial; si bien el texto constitucional local señala la forma de adquirir la calidad de guerrerense, también debería existir disposición que establezca las formas de perderla.

El artículo 22 de nuestra Constitución vigente local señala que se podrá otorgar la calidad de guerrerense a los mexicanos que se hayan distinguido o prestado servicios extraordinarios de evidente beneficio para la entidad mediante decreto motivado y fundado que expida el Jefe del Ejecutivo con la aprobación de la Legislatura del estado (Comisión Permanente, en su caso).

Debemos comentar que desde la Constitución guerrerense de 1851 se preveía la facultad del Congreso local para conceder a nacionales y extranjeros una carta de ciudadanía que los convertía en ciudadanos del estado. Las posteriores constituciones no variaron tal redacción hasta 1917, cuando se cambió para que únicamente a los nacionales y extranjeros naturalizados en la República se les concediera la citada carta de ciudadanía. La concesión de ésta se encontraba condicionada a que fueran vecinos o estuvieran casados con una hija del estado, tuvieran en él bienes raíces o hubieran prestado servicios importantes a la patria o al estado.

En la redacción de 1950 desaparece tal concesión para extranjeros y se otorga únicamente a los mexicanos vecinos del estado que residieran por más de un año en su territorio, que tuvieran bienes raíces o hubiesen prestado servicios al estado y adquirieran carta de naturalización como guerrerenses. A partir de 1975 se adopta la redacción actual, si bien es de señalar que hasta la fecha no se ha hecho uso de tal facultad tratándose de mexicanos no guerrerenses.

Esto no ha sido siempre así, pues, como se señala, el Congreso ha asumido esta facultad de formas diversas. Por ejemplo, con fecha 21 de febrero de 1949 el Congreso estatal determinó, por Decreto 130, considerando la amplia labor constructiva y progresista que desarrollaba en ese entonces, que se declaraba hijo predilecto del estado de Guerrero al licenciado Miguel Alemán Valdés, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos.

Un poco más tarde, por Decreto 27 del 3 de octubre de 1949, se declaró hija predilecta del estado de Guerrero a la señorita profesora Eulalia Guzmán por el esfuerzo y perseverancia con que llevó a cabo el estudio de los documentos que dieron origen a la realización de los trabajos encaminados a descubrir en Ixcateopan los restos del inmortal Cuauhtémoc, último emperador azteca de México.

Un ejemplo más es el Decreto 25 del 9 de septiembre de 1963, cuyo considerando y artículo único señalan: “Considerando único. En ocasión de su arribo al estado de Guerrero y en justo homenaje al ciudadano presidente de la República licenciado don Adolfo López Mateos por su inquebrantable decisión de resguardar la integridad de la independencia, de la soberanía, y de la dignidad de la nación o el acendrado patriotismo para acudir al llamado de su pueblo en todos los casos de angustia en que se invoca al salvador beneficio de la ayuda presidencial, por su lealtad a la Revolución interpretando fielmente su postulado con impulso creador y con loable esfuerzo que ha despertado el interés de todo México para participar en la tarea de engrandecer a la patria, y en particular por los incontables beneficios que esta entidad federativa ha recibido de su administración, el pueblo de Guerrero, que se honra en hacer pública su gratitud a su digno gobernante por conducto de sus representantes, tiene a bien expedir el siguiente Decreto 25: Artículo único: Se declara ciudadano guerrerense e hijo predilecto del estado de Guerrero, al señor licenciado don Adolfo López Mateos, presidente constitucional de los Estados Unidos Mexicanos”.