Domingo  17 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Santuario en Olinalá
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Tlacololeros
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Danza de Los Apaches
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Con agua y flores, fragmento
  • Danza guerrerense
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Encomendero
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Pescado a la talla
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4564761
HoyHoy893
AyerAyer937
Esta semanaEsta semana10095
Este mesEste mes23045
TodosTodos4564761
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 15

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Juxtlahuaca, Grutas de

Hace aproximadamente unos 90 millones de años, las placas tectónicas que tiene nuestra entidad se manifestaron en grandes movimientos. Estas fuerzas internas provocaron que lo que era mar hoy sean valles y montañas, cuyas rocas estuvieron compuestas de restos de animales marinos ricos en carbonato de calcio formando karst, relieves que han sido producidos principalmente por la disolución de la roca, gracias a la lluvia que durante miles de años fue cayendo sobre ellas disolviéndolas en forma gradual, lo que provocó que en el interior de algunas montañas se crearan cavernas y grutas (Endokarst: formas de relieve elaboradas por la disolución en el subsuelo), como las de Cuetzala, San Marcos, Pantitlán (en Chilapa), y otras de menor importancia; las más conocidas, Cacahuamilpa y Juxtlahuaca, son representativas de las bellezas naturales que ofrece nuestro estado; esta última es el principal interés del Circuito Turístico Chilpancingo–Río Azul.


Interior de las grutas.

En la carretera nacional México–Acapulco, a 10 km de Chilpancingo, está la comunidad de Las Petaquillas; de ahí se llega a los valles de Mochitlán y Quechultenango, luego a Colotlipa, en donde se halla la planta hidroeléctrica de este mismo nombre. Es un camino de 38 km, aproximadamente, desde la capital.

La comunidad más cercana a las grutas de Juxtlahuaca lleva el mismo nombre que éstas y pertenece al ejido de Colotlipa.

Hacia 1930, siendo gobernador el general Adrián Castrejón Castrejón, los habitantes de las poblaciones cercanas al lugar abrieron una brecha de 5 km que llega a la entrada de la caverna. A los costados de ésta surgen manantiales que forman el río Blanco, agua que los habitantes de Juxtlahuaca utilizan para el cultivo; otra corriente que proviene de las grutas es la barranca Tecomajapa. Los primeros pobladores llamaron a este lugar Juxtlahuaca, palabra que proviene de tres vocablos de origen náhuatl: coaxtla, que quiere decir: no hay; tlalli, que significa: tierra;y, uaqui, que se traduce como: seco. Por lo tanto, atendiendo al estricto significado de las palabras, Juxtlahuaca significa: “no hay tierra seca”. En sentido amplio, quiere decir: “todo está mojado. Todo está húmedo”.

La cueva de Juxtlahuaca fue un importante centro ceremonial de los olmecas, que, al emigrar éstos, quedó en total abandono. Por mucho tiempo sólo sirvió de abastecimiento de guano de murciélago para los habitantes de esa zona, que lo utilizaban como abono de sus sembradíos. Los campesinos se internaban no más de unos 200 m, hasta lo que hoy se conoce como el Ramal del Infierno, hábitat de miles de quirópteros.

En 1973, siendo gobernador del estado el licenciado Israel Nogueda Otero, apoyándose en el programa Caminos Rurales que implementó el presidente de la República, licenciado Luis Echeverría Álvarez, inició la construcción del camino que sale del lado este de Colotlipa, con una longitud de 7 km. Fue trazado por el señor Andrés Ortega Casarrubias, “el Chivo” (apodo asignado cuando fue estudiante de la Normal de Ayotzinapa). En ese mismo periodo se logra la electrificación de la entrada a las grutas, gracias a las gestiones que iniciara en 1948 don Ignacio Álvarez Torres, entusiasta trabajador de la Comisión Federal de Electricidad en la planta hidroeléctrica.

Es preciso mencionar que don Andrés Ortega Casarrubias, sin recibir salario ni presupuesto alguno, se encargó de mantener en buenas condiciones la primera brecha.

Los Ortega Casarrubias: Adolfo, Eliseo, Luciano y Dámaso, hermanos mayores de Andrés, “el Chivo”, iniciaron las primeras incursiones a las grutas, llegando hasta donde están las pinturas rupestres, denominando a este lugar Salón de los apaches.


Formaciones de estalactitas y estalagmitas.

Al ser inaugurados los trabajos de arranque de la planta hidroeléctrica en Colotlipa por el general Lázaro Cárdenas, éste visita las grutas; de ahí adquieren mayor importancia, y los hermanos Ortega deciden dinamitar un obstáculo que impedía continuar más allá del Salón de los apaches, a 1250 m de la entrada. En 1940, con material explosivo que proporciona la Comisión Federal de Electricidad, se abre paso a 2 km de nuevas cavernas, la parte más bella de las grutas.

Cuando empiezan a ser visitadas por los turistas regionales, los encargados de conducir las excursiones eran Pedro Sánchez Casarrubias, Miguel Acevedo Catalán y los hermanos Ortega Casarrubias. El 1 de enero de 1958, siendo gobernador del estado el general Raúl Caballero Aburto, otorga el nombramiento de celador oficial al profesor Andrés Ortega Casarrubias, dependiendo de la Dirección de Turismo y Acción Cívica, con un salario de $350.00 mensuales.