Martes  12 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Danza guerrerense
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Danza de Los Apaches
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Tlacololeros
  • Pescado a la talla
  • Con agua y flores, fragmento
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Encomendero
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Santuario en Olinalá
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4556662
HoyHoy540
AyerAyer1456
Esta semanaEsta semana1996
Este mesEste mes14946
TodosTodos4556662
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 44

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Insectos comestibles

La práctica del consumo de insectos en nuestro país se remonta a los tiempos en que se asentaron en estas tierras las primeras etnias; así se halla documentado en las páginas o tablas del Códice Florentino escrito por fray Bernardino de Sahagún, en donde se describen varios de los insectos comestibles que se consumían en aquellos tiempos.

En la actualidad, la entomofagia, como se llama a la práctica de comer insectos, se sigue realizando en varios lugares; al principio se creía que quien consumía insectos sólo eran personas de escasos recursos económicos o de reducida cultura; la realidad es que quien lo hace es porque ha comprendido los beneficios que le pueden proporcionar estos seres que, además de ser limpios y de sabor agradable, son altamente nutritivos. Contienen sales minerales y vitaminas del grupo B; algunos, en estado larvario, son ricos en ácidos grasos poliinsaturados (no son dañinos para el ser humano); sin olvidar la riqueza en proteínas, que aventaja a la carne de animales superiores. Se calcula que 100 gramos de carne de res contienen de 54 a 57% de proteínas, mientras que 100 gramos de insectos (chapulines, por ejemplo) contienen de 62 a 75%, superando en esto, incluso, a la carne de pollo y al pescado.

Otras cualidades son los principios curativos de ciertos insectos que se utilizan para aliviar diversos males: digestivos, respiratorios, nerviosos y de la circulación sanguínea, así como para combatir la artritis y las enfermedades reumáticas (con el veneno de las abejas); los jumiles se usan como anestésicos y analgésicos. Por sus propiedades nutricionales y curativas, se piensa que los insectos podrían ser el alimento del futuro.


Venta de jumiles en La Montaña de Guerrero.

A continuación se relacionan los principales insectos que se aprovechan en la entidad: jumiles (Atizies taxcoensis y Pachilis gigas), se aprovechan en Taxco y municipios aledaños; chapulines (Sphenarium purpurascens), platillo favorito en el poblado de Xochipala, municipio de Eduardo Neri, y otros lugares de la región de La Montaña; chicatanas (Atta cephalotes), se consumen en varios lugares de los municipios que integran la región de La Montaña, como Alcozauca; chichicaztles o chichicastes, nombre asignado a ciertos gusanos que tienen la propiedad de inferir quemaduras similares a las que causan algunas plantas que llevan la misma nominación con pelillos urticantes, se consumen en la región de la Montaña. Hay, además, otros insectos que se ingieren en distintas regiones del estado, tales como chinches de agua, pulgones, escarabajos, avispas y abejas. De las cerca de 1681 variedades de insectos comestibles que existen en el mundo, en México se conocen alrededor de 504.

La ingesta de insectos debe verse como una opción alimentaria por sus propiedades nutritivas y por la abundancia de especies que se localizan en la naturaleza, así como por la digestibilidad elevada y su limpieza o higiene, ya que son capaces de generar sustancias antibióticas que los protegen mientras están vivos, y ya muertos no permiten su descomposición, por lo que no necesitan de conservarse en refrigeración, manteniéndose en buenas condiciones en seco, con lo que se abre un futuro promisorio para el cultivo de insectos comestibles, debido a que el gusto y preferencia por ellos cada vez se incrementa al grado de que en otras entidades federativas se ha convertido en una industria lucrativa, como sucede en Oaxaca, donde el Gobierno del estado está organizando grupos de mujeres para instalar invernaderos a fin de aprovechar en forma intensiva la producción de chapulines.


Chapulines enchilados.

(EAV)