Martes  12 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Con agua y flores, fragmento
  • Danza guerrerense
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Danza de Los Apaches
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Pescado a la talla
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Tlacololeros
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Santuario en Olinalá
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Encomendero
  • Museo de la Bandera en Iguala
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4556775
HoyHoy653
AyerAyer1456
Esta semanaEsta semana2109
Este mesEste mes15059
TodosTodos4556775
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 59

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

María de Jesús (Chucha Rebajas)

Luchadora social. Nació el 6 de agosto de 1880; murió en 1935 en Atzacoaloya. Es contemporánea y paisana de Eucaria Apreza y de Aurora Mesa Andraca, del municipio de Chilapa.

“Nana Chucha”, como comúnmente se le llamaba, creció en el mundo de los nahuas, donde la mujer juega un papel más pasivo que en otras sociedades. Fue a través de la tradición oral de familiares directos y de gente del pueblo como se revive su figura legendaria para Atzacoaloya. Nana es término de usanza náhuatl que demuestra respeto, un tanto similar al “doña” de la lengua castellana.

Entre los nahuas existe una carrera política real, que establece categorías y consideración; los máximos cargos a que puede aspirar un miembro es a comisario y a principal. Tata Juan, de 62 años de edad, sobrino carnal de “Nana Chucha”, y uno de los principales del consejo náhuatl que rige Atzacoaloya, es el encargado de revivir a la primera comisaria, y también la “principal de los principales del consejo.”

El padre de “Nana Chucha” fue originario de Oztotitlán. De esta población fue a robarse a la futura madre de María de Jesús. Ya unida, la pareja se traslada a ese pueblo, en donde, a diferencia de Atzacoaloya, se hablaba el español.

De ahí que “Nana Chucha” lo hablara. A los pocos años regresan a instalarse a la tierra de su madre.

A temprana edad, María de Jesús mostró don de mando y de organización y un gran sentido social. Su talla contrasta con la media de los pobladores de Atzacoaloya.

Su generosidad ayudaba a todos; nadie salía sin comer o haber tomado algo de la casa de “Nana Chucha”; los trataba como si fueran sus familiares.

Tuvo tres hijos, que murieron de “calenturas”, o tal vez de viruela, que en ese tiempo azotaba a la entidad. Fue posterior a su casamiento con Juan Pablito (comerciante en maíz del pueblo), cuando llega a principal y, luego, a comisaria.

Como autoridad, promovió la educación para todos. Quería que su comunidad aprendiese a hablar castellano; tenía buenas relaciones con las autoridades de Chilapa, con quienes realizaba gestiones para favorecer a sus paisanos, como los créditos a bajos intereses para sembrar las tierras del pueblo.

Al mismo tiempo que principal y comisaria, “Nana Chucha”, junto con su marido, eran dueños de la tienda del lugar, por lo que por allí pasaban las noticias que se registraban en la comunidad.

Cuando mataron al señor Antonio Cadena, los forajidos invadieron el pueblo y exigieron a “Nana Chucha” un pago de $1000.00. Como ella no se los dio, entonces robaron la tienda y deshicieron las cosas que había en la casa.

Al producirse el movimiento cristero, el pueblo fue tomado por algunos grupos beligerantes, y aunque “Nana Chucha” era muy religiosa y cumplía cabalmente con la iglesia, los corrió, porque perjudicaban la paz de su gente. Hubo ocasiones en que, al quedarse el pueblo sin sacerdote, era ella la que tomaba su papel y rezaba para toda la humanidad.

Murió víctima de “las calenturas”. Sus restos reposan en el viejo cementerio de Atzacoaloya. Su casa aún existe frente al zócalo.

(JSA)