Nogueda Radilla, Canuto

Servidor público. Nació en Aguas Blancas, municipio de Coyuca de Benítez, en 1917; murió en 1979.

En Atoyac cursó la instrucción primaria, y en el Seminario de Chilapa estudió hasta el segundo grado de Teología. Impartió clases en diferentes pueblos del estado. Viajó por la República con la representación de Hacienda Federal. Estuvo al frente de la titularidad de la oficina de esta institución en Cuernavaca, Morelos. Apoyó a un grupo de compañeros empleados que solicitaban mejor salario y prestaciones; por abanderar la causa, perdió el trabajo.

Fue recaudador de Rentas en Tecpan, Petatlán y Ometepec, época en la que tuvo diferencias con el general revolucionario Nabor Ojeda, quien estaba dolido por no haber alcanzado la gubernatura del estado.

Escribió en varios periódicos y revistas. Como diputado local, propuso modificaciones en materia de amparo agrario, que se aprobaron, originando debates en el Congreso de la Unión. Lo llamaban “rey del amparo y de la guaca”, término, este último, que en la Costa significa “lenguaje sin sustento, sin apoyo, donde impera la invención”.

Relevó a Jorge Jóseph Piedra en la alcaldía de la ciudad y puerto de Acapulco, nombramiento que causó convulsiones políticas; durante su gestión expresó la frase: “Seré el último presidente municipal analfabeto, los siguientes serán profesionistas”.

Señaló a Francisco Bravo Delgado, “la Guitarra”, como a uno de los tantos que intentaron asesinarlo. Se unió a Genaro Vázquez Rojas contra el gobierno de Raúl Caballero Aburto e hizo las paces con Lucio Cabañas Barrientos, ya que ambos coincidían en algunos aspectos ideológicos.

Posteriormente, presidió la Junta de Conciliación y Arbitraje; al final de sus días, estableció un bufete para los pobres en donde litigaba sin ser abogado.

Fue sepultado en el panteón de las Cruces, y en la ceremonia luctuosa pronunció la oración fúnebre el ex alcalde Israel Hernández Ramos, quien presidió el H. Ayuntamiento acapulqueño en el trienio 1972–1974.

(---)