Martes  12 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Tlacololeros
  • Con agua y flores, fragmento
  • Danza de Los Apaches
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Pescado a la talla
  • Danza guerrerense
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Encomendero
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Santuario en Olinalá
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4556633
HoyHoy511
AyerAyer1456
Esta semanaEsta semana1967
Este mesEste mes14917
TodosTodos4556633
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 43

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Pintos Bello, José de Jesús

Fotógrafo. Nació en Acapulco el 15 de junio de 1881; murió ahí mismo el 5 de diciembre de 1977. Su papá fue el señor Antonio Pintos Sierra; su mamá, la señor Francisca Bello Herrera. Su último enlace matrimonial fue con la señorita Teresa Fox, gran pilar en su vida personal y en el desempeño de su profesión.

Después de cursar la educación primaria, hizo estudios de teneduría de libros (que la Real Academia Española define como el “arte de llevar los libros de contabilidad”).

Si bien no tomó lecciones de música, quienes lo conocieron recuerdan que “tocaba el piano como un profesional”. También se distinguió como ejecutante del violín, la guitarra y la mandolina.

A partir de 1918, su desempeño laboral se centró en el ejercicio de la fotografía. Hombre de una sencillez a toda prueba y de un talento singular, hizo de ese oficio una verdadera profesión. Dedicó gran parte de su vida a captar en imágenes diversas el esplendor del paisaje, las formas de vida, las costumbres y los hechos sobresalientes del Acapulco de los años 20, 30 y 40 del siglo pasado. Su obra se difundió ampliamente y contribuyó a darle fama mundial al puerto.

En el Instituto Nacional del Derecho de Autor (dependencia de la Secretaría de Educación Pública), con el número 03-2008-102910461200-01, quedó registrado el 11 de noviembre de 2008 el acervo fotográfico que conserva su nieto (quien, por cierto, lleva el mismo nombre del abuelo). Se trata de 286 fotografías que, bajo el título de “El Acapulco antiguo de J. J. Pintos”, lo mismo retratan hoteles (Papagayo, La Marina, El Mirador), que edificios públicos, casas particulares, playas (Caleta, Caletilla, Los Hornos, Puerto Marqués), barcos, el muelle fiscal, La Quebrada, El Malecón, la laguna de Coyuca, el farallón del Obispo, diferentes especies marinas (peces sol, peces vela, mantarrayas, tiburones), pescadores, personajes porteños, manifestaciones de apoyo al Gral. Lázaro Cárdenas en 1938, etcétera.

El 27 de noviembre de 2008, en la Casa Guerrerense del Distrito Federal, sita en Pacífico 57, delegación Coyoacán, se inauguró la exposición J. J. Pintos y la Visión de su Lente. Es uno de los más recientes homenajes que se le han ofrecido a este excepcional fotógrafo de Acapulco.

Su trabajo no sólo refleja belleza, sino también el dominio de una técnica muy propia, sobre todo si consideramos el avance del instrumental entonces utilizado. Cada fotografía –además del intrínseco valor artístico que posee– es una valiosa aportación a la historia y a la memoria colectiva del puerto. Desde otra perspectiva, podríamos decir que es una forma importantísima de evitar que el Acapulco del segundo cuarto de siglo pasado se vaya alguna vez de nosotros.

(CCL)