Jueves  14 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Tlacololeros
  • Danza guerrerense
  • Pescado a la talla
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Con agua y flores, fragmento
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Encomendero
  • Danza de Los Apaches
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Santuario en Olinalá
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4561502
HoyHoy985
AyerAyer2906
Esta semanaEsta semana6836
Este mesEste mes19786
TodosTodos4561502
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 37

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Sámano Bishop, Eva

Maestra. Su nombre fue Evangelina Sámano Bishop. Nació el 5 de junio de 1906 en la comunidad de San Nicolás del Oro, municipio de San Miguel Totolapan. Fueron sus padres los señores Efrén Sámano y Eleuteria Bishop.

Las primeras letras las aprendió en su tierra natal, pero fue en Coyuca de Catalán donde cursó la primaria, cuando sus padres se establecieron en ese lugar. Luego se trasladaron a la ciudad de Toluca, donde pasó su adolescencia; allí estudió en la Escuela Normal la carrera de maestra. Eva se trasladó al D. F., donde continuó su preparación magisterial en la Normal Superior de México.

La noble carrera del magisterio encuadró en su vocación perfectamente, ya que habría de volcarse años después, con dignidad y alto sentido del deber, en beneficio de la niñez mexicana.

Su matrimonio con el licenciado Adolfo López Mateos el 6 de octubre de 1937 abrió la puerta para que su profesión la encaminara al título que le otorgó el pueblo mexicano: Heroína y madre nacional, al realizar su mejor papel como Primera Dama del país al lado de su esposo, quien fue presidente de México en el sexenio diciembre de 1958–noviembre de 1964. Su obra humanitaria fue considerada la más amplia, la más valiosa y eficiente en su género y en su tiempo, incluso mundialmente, como fue expresado en la Asamblea General de la ONU. Se distinguió por su amor a la niñez, y como una de las mujeres más notables de nuestra historia contemporánea.

Incansable y tenaz, fue prolífera en su obra constructiva. Se dedicó plenamente a cimentar la estructura de la más grande institución que abrigaría a la niñez desvalida de México: la Asociación de Protección a la Infancia, que al poco tiempo habría de convertirse en el Instituto Nacional de Protección a la Infancia (INPI), y ahora DIF.

“Fue tal su empeño y dedicación entre nosotros, que su esfuerzo y su espíritu de filantropía, concretados en programas ejemplares, llamaron la atención allende las fronteras del país. Su trabajo fue calificado como el más valioso, por agencias internacionales como ALPRO, FAO, UPI y UNICEF. Recibió 34 condecoraciones de gobiernos extranjeros, y la Universidad de las Américas le otorgó el título honroso de Doctora Honoris Causa”.

La concepción de sus proyectos en beneficio de la niñez permite afirmar que, antes de que lo hiciera doña Eva, nunca se hizo algo parecido en el país, y que gracias a ella ahora se cuenta con sistemas avanzados en materia de protección a la infancia.

Su tesón llevó al plano institucional  una inigualable obra de protección y rehabilitación a los niños; obra que se ha proyectado como un compromiso de los regímenes mexicanos emanados de la Revolución.

Al terminar su gestión en el poder Ejecutivo, el licenciado López Mateos estuvo postrado en cama por dolorosa enfermedad, y su esposa, doña Eva, se vio en la necesidad de enclaustrarse para atenderlo. Esto impidió que ella siguiera en la empresa que había creado.

Falleció después que su esposo, en la Ciudad de México, el 7 de enero de 1984, en el Hospital Central Militar.

(FMVH)