Tapia y Terán, Bulmaro

Político. Nació en Arcelia en 1908; murió en Chilpancingo en 1988.

Sus padres lo enviaron a estudiar a la Ciudad de México, y estuvo inscrito en una escuela religiosa de la orden de los Josefinos, de donde se retiró al poco tiempo para marchar a Toluca e inscribirse en el Instituto Científico y Literario, con el valioso apoyo del gobernador del estado de México, general Abundio Gómez.

Con la orientación de su tío Camerino Ocampo, se trasladó a la Escuela de Agricultura de Chapingo, donde hizo exámenes de admisión  y quedó como alumno. Ese año surge una huelga que, a su término, hace desaparecer los tres primeros grados por disposición de las autoridades competentes.

Este acontecimiento lo lleva a las puertas de la Escuela Nacional de Maestros. En ese tiempo contrae matrimonio en Chilpancingo con la señorita Matilde Abarca Alarcón.

En 1929, Plutarco Elías Calles funda el Partido Nacional Revolucionario (PNR), antecedente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), y en 1933 se constituye formalmente en Guerrero, siendo su primer presidente Bulmaro Tapia. Participa con su grupo de amigos guerrerenses en las filas partidistas del candidato a la gubernatura de su estado, general Gabriel R. Guevara. Se encontraban, entre otros militantes, Alejandro Gómez Maganda, Manuel M. Reynoso, Jesús Mastache Román, Roberto Guzmán Araujo, Rufino Salgado, Román Campos Viveros y Salomón Burgos. La campaña se mantuvo entre fricciones partidistas contra la gente del general Adrián Castrejón. Algunos cayeron en los encuentros sangrientos que hubo. Bulmaro solamente estuvo preso. Obtuvo su libertad a la toma de posesión de Guevara.

Existían rencores posrevolucionarios, y también el gobierno de Guevara cayó. Sin embargo, el nuevo gobernador provisional, general y licenciado José Inocente Lugo, lo invitó a incorporarse a su régimen.

Vuelve a las lides políticas con el gobierno de Gómez Maganda, y ocupó los puestos de presidente estatal del PRI, diputado local y director general de Tránsito en el estado. Su intervención fue decisiva para que Arcelia fuera la cabecera del nuevo distrito de Cuauhtémoc, que él mismo impulsó.

Se incorpora a la campaña del doctor Raymundo Abarca Alarcón (candidato a gobernador), como presidente de la misma; ya en el poder, el nuevo mandatario lo nombró su secretario particular y, después, director general del Registro Civil.

(FMVH)