Martes  19 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Encomendero
  • Con agua y flores, fragmento
  • Danza de Los Apaches
  • Tlacololeros
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Danza guerrerense
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Santuario en Olinalá
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Pescado a la talla
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Mural en la ciudad de Tixtla
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4567073
HoyHoy945
AyerAyer1362
Esta semanaEsta semana2307
Este mesEste mes25357
TodosTodos4567073
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 34

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Wright González, Laureana

Escritora feminista. Nace el 4 de julio de 1846 en Taxco de Alarcón; muere el 22 de septiembre de 1896 en la Ciudad de México. Fueron sus padres el norteamericano Santiago Wright y la guerrerense Eulalia González, quienes la llevaron a vivir a la capital de la República a los seis meses de su nacimiento.

Rompiendo la tradición de la época, en que se estilaba enseñar a las niñas solamente labores domésticas, para formar un feliz matrimonio, decidieron que su hija recibiera instrucción escolar en su propia casa.

Laureana aprendió a leer y a escribir español, inglés y francés. Se podría pensar que la educación y el medio familiar contribuirían a hacer de ella una mujer exquisita y culta. Llamaba la atención el acendrado amor que sentía por México. En 1856, empezó a escribir sus primeros poemas, donde resalta un gran patriotismo y la incipiente lucha por el papel de la mujer en la sociedad, y aunque sólo eran leídos por familiares y amigos cercanos, fueron reconocidos por su buena calidad.

A los 22 años, en 1868, contrajo matrimonio con Sebastián Kleinhans, alemán alsaciano radicado en México.

Durante un año, se dedicó a las labores del hogar y a cuidar de Margarita, su única hija; posteriormente, retomó su labor literaria y meses después, a solicitud de Gerardo Silva y del poeta Manuel Acuña, se le distinguió como miembro honorario y, después, activo de la sociedad Nezahualcóyotl.

En 1872, es aceptada, por unanimidad, en la sociedad científica El Porvenir.

A iniciativa de Ignacio Ramírez, “el Nigromante”, se le otorgó el máximo diploma del Liceo Hidalgo, institución que representaba la vanguardia de las Bellas Artes en el país.  A estas distinciones siguieron las del Liceo Mexicano y el Liceo Altamirano de Oaxaca.

Laureana no se limitó a actividades meramente literarias. Colaboró en varias publicaciones, como El Diario del Hogar. Uno de sus artículos, que por poco le vale la expulsión del país, es el referente a la actuación del entonces presidente Manuel González frente a la clase trabajadora mexicana.

Sus escritos combativos aparecieron en La Convención Radical Obrera, El Álbum de la Mujer, y El Correo de las Señoras. En este último publicó el denominado “La mujer perfecta”. La mayor parte de su obra poética se presentó en: El Estudio –órgano de la Sociedad Científica, Artística y Literaria–, El Porvenir, y El Federalista.

Su inquietud por cambiar y mejorar la condición femenina la llevó a fundar y dirigir, en 1877, el semanario Las Violetas del Anáhuac. El semanario circuló aproximadamente dos años; dio a conocer a varias escritoras que, por falta de oportunidades en otros medios, no podían salir a la luz pública. Entre las colaboradoras estaba su hija Margarita.

Las Violetas del Anáhuac era un foro donde Laureana describía y cuestionaba la forma de vida que se  imponía a la mujer, en particular a la mexicana. Incursionó en investigaciones históricas sobre acontecimientos nacionales. Por si fuera poco ortodoxo su desarrollo intelectual, inició una campaña para mejorar la educación infantil.

Sus críticas a la manera en que la Iglesia Católica difundía la vida de Jesucristo, le valieron ataques profesionales y personales. Por enfermedad, que le causó la muerte, dejó la dirección de Las Violetas del Anáhuac en manos de Matiana Murguía, que al poco tiempo lo dejó desaparecer.

Sin reconocérsele como precursora de la igualdad de la mujer con el hombre, escribió tres libros que confirman su pensamiento y su temprana lucha: La emancipación de la mujer por medio del estudio (1891), Educación errónea de la mujer y medio práctico para corregirla (1892) y Mujeres notables mexicanas. Este último apareció a la luz pública hasta 1910.

Existen, en toda la República, instituciones educativas de diferentes niveles, así como centros de ayuda a mujeres maltratadas, que llevan el nombre de esta feminista; asimismo, la Academia Nacional de la Mujer instituyó en 2003 el reconocimiento Laureana Wright que se entrega cuando se festeja el Día Internacional de la Mujer, a destacadas profesionales y/o activistas sociales.

(JSA/HCB)