Jueves  21 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Tlacololeros
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Danza guerrerense
  • Con agua y flores, fragmento
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Pescado a la talla
  • Danza de Los Apaches
  • Encomendero
  • Santuario en Olinalá
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Monumento a la Bandera en Iguala
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4569709
HoyHoy552
AyerAyer1648
Esta semanaEsta semana4943
Este mesEste mes27993
TodosTodos4569709
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 15

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Zapata Salazar, Emiliano

Militar revolucionario, primer jefe suriano y símbolo del agrarismo. Nació en Anenecuilco, cerca de Villa de Ayala, Morelos, el 8 de agosto de 1879;  murió asesinado el 10 de abril de 1919 en Chinameca. Hijo de Gabriel Zapata y Cleofas Salazar. Fue campesino, profundo conocedor de los problemas de la tierra.

A los 21 años, sentó plaza de soldado raso en el 9° Regimiento estacionado en Cuernavaca.

Como hombre de campo, resultó gran jinete, y al notarlo Ignacio de la Torre, porfirista, lo ocupó como caballerango. Aunque el empleo era bueno, cómodo, Zapata no estaba conforme. Es así como el 12 de septiembre de 1909 se une a la Junta de Defensa de las Tierras de Anenecuilco, donde resultó electo presidente, dando muestras de popularidad y su calidad de líder.

Durante ese periodo, estudió asiduamente los documentos que establecían los derechos de su pueblo con respecto a las tierras. No intervino políticamente hasta el triunfo de Pablo Escandón como gobernador de Morelos, cuya elección no favoreció al pueblo natal, que perdió todavía más tierras.

En mayo de 1910, alterado por el abuso y perdida la paciencia, recuperó por la fuerza las tierras que se habían confiscado y repartió parcelas. Se produjo entonces la rebelión  maderista; y observando que el Plan de San Luis contenía cláusulas referentes al agrarismo, envió a Pablo Torres para que se entrevistara con Madero; en 1911, Zapata, personalmente, se lanzó a la lucha revolucionaria y enarboló como estandarte la recuperación de la tierra.

La ocupación de la ciudad de Cuernavaca, el 21 de mayo de 1911, por  tropas guerrerenses de Ambrosio Figueroa sirvió de base para que los enemigos del maderismo provocaran un distanciamiento entre Zapata y Figueroa; a pesar  de que ambos jefes tuvieron varias pláticas amistosas, el rompimiento no se hizo esperar, pues era fomentado principalmente por los latifundistas.   

En junio del mismo año Francisco I. Madero visitó la entidad guerrerense para expresar su agradecimiento en la lucha contra la dictadura; y llegó a Iguala el 13, y el 14, a Chilpancingo.

La situación se agravó cuando la Procuraduría General de la República, a instancias del presidente interino Francisco León de la Barra, ordenó al general Victoriano Huerta que lo siguiera y lograra su aprehensión.

Zapata abandonó Morelos y se internó en Guerrero, acompañado del general Juan Andreu Almazán, que se le había unido en Cuernavaca desde el 31 de mayo.

El 13 de septiembre de 1911 los zapatistas trabaron el primer combate en contra de las fuerzas de Ambrosio Figueroa, mandadas por el general Añorve, en Huamuxtitlán. Después de esa lucha, Zapata y Almazán continuaron hacia Olinalá.

Aún más difícil se puso la situación al designar, el presidente interino de la República, al general Ambrosio Figueroa como gobernador y comandante militar del estado de Morelos, pues éste ya tenía mando en ambos estados para la persecución de Zapata; y como ésta era injusta, numerosos jefes guerrerenses se sumaron al caudillo del agrarismo, y así la Revolución en Guerrero quedó dividida en dos bandos: el de los maderistas, jefaturados por los Figueroa, y el de los zapatistas, que tuvieron como jefes a Juan Andreu Almazán, a Jesús H. Salgado (de Teloloapan), a Julio Gómez (de Comala), a Juan Pablo Pineda (de Zitlala), al Tuerto Morales y a Heliodoro Castillo.

El 25 de noviembre de 1911 Zapata lanzó el Plan de Ayala, en el que exigía la redención de los indígenas y el reparto de latifundios, se desconocía a Madero y se nombraba a Pascual Orozco dirigente de la Revolución armada.

Los zapatistas acosaron las plazas de Chilapa, Copalillo, Mochitlán y Quechultenango; y al concluir el año de 1911, Zapata se había apoderado de Cacahuamilpa y Tetipac, y su movimiento abarcaba el norte, noroeste y parte central de Guerrero.

El 9 de enero de 1912, nombró jefe del zapatismo en la región de Tepecoacuilco a Félix Barrera. A la muerte de este jefe asumió el mando el general Pablo Barrera, quien también murió en combate entre Azcala y El Limón, junto con su hermano Chon.

A principios de 1912, cuando ya era presidente de la República Francisco I. Madero, y gobernador del estado el licenciado y general José Inocente Lugo, el zapatista Jesús H. Salgado se convirtió en una verdadera pesadilla para el gobierno, pues se había apoderado de Tepecoacuilco, Balsas, Teloloapan y Chilapa, y amagó Acapulco, Iguala y Tixtla.

Finalmente, el 17 de febrero, Salgado se internó en Morelos para unirse a Zapata.

En febrero de 1913 Victoriano Huerta había asaltado el poder, y el 30 de mayo Zapata lo declaró indigno de estar en la Presidencia.

En Guerrero, los Figueroa, Blanco y los zapatistas se enfrentaban al usurpador.

El 26 de marzo de 1913 Venustiano Carranza lanzó el Plan de Guadalupe. Julián Blanco lo secundó alzándose en armas en Dos Caminos; se apoderó de Tierra Colorada y San Marcos, y firmó un convenio con Zapata para combatir a Huerta.

En enero de 1914 se constituyó el Ejército Libertador del Centro y Sur encabezado por el caudillo revolucionario.


Pintura de Emiliano Zapata.

Zapata, al saber que la guarnición de Tlapa se sublevaba, entró a Guerrero; y después, por Chilapa, se asentó en Tixtla, desde donde dirigió las operaciones del sitio de Chilpancingo,  auxiliado por Chon Díaz, Heliodoro Castillo, Julián Blanco, Pedro Aranda y Jesús H. Salgado. El sitio quedó cerrado el 14 de marzo de 1914.