Fierro Loza, Francisco

Guerrillero. Nació en la comunidad de El Cacao, municipio de Atoyac de Álvarez, el 20 de junio de 1945; murió en Chilpancingo el 11 de julio de 1984. Fueron sus padres Francisco Fierro Galindo y Gregoria Loza Navarrete.

Estudió primaria y secundaria en Atoyac; allí conoció a Lucio Cabañas, cuando el futuro dirigente guerrillero era profesor del lugar. De él recibió, años más tarde, cursos de filosofía, historia política y problemas sociales, impartidos en los campamentos de la sierra.

En 1963 se incorporó al movimiento de inconformidad popular del municipio. En 1970 fue uno de los cuatro fundadores del Partido de los Pobres (PDLP) y de los 13 primeros miembros de la Brigada Campesina de Ajusticiamiento (BCA), brazo armado del PDLP. Entre 1970 y 1971 participó en varias emboscadas emprendidas contra la policía y efectivos del Ejército mexicano; también intervino en los secuestros del ganadero Juan Gallardo Vega, del doctor Telésforo Anadalón Salgado y de la señorita Lourdes Becerra, en la Costa Grande.

El 7 de enero de 1972 formó parte del comando  que realizó el secuestro del ingeniero Jaime Farril Novelo, director de la Preparatoria 2 de Acapulco. El 13 de ese mes es capturado por la policía cerca de Pueblo Nuevo y, junto con seis de sus compañeros armados, entre ellos Octaviano Santiago Dionisio y Guillermo Bello López, fue sentenciado a 12 años de prisión en Acapulco. De ahí logró fugarse el 4 de febrero de 1974 para volver al movimiento rebelde.

Durante el cautiverio del ingeniero Rubén Figueroa (2 de junio–8 de septiembre de 1974) por el PDLP, Fierro Loza se encontró en el grupo de retaguardia que presidía Lucio. El 9 de agosto de aquel año actuó en el ataque a un pelotón del Ejército mexicano consumado en un sitio próximo a Rancho Alegre, municipio de Coyuca de Benítez. Según los testimonios, en el operativo murieron seis soldados y 11 más quedaron heridos.

La última vez que estuvo al lado de Lucio fue el 11 de octubre, fecha en la que se dispersa con otros compañeros, luego de un cerco tendido por las tropas federales en la sierra de Tecpan.

Después de la caída del líder guerrillero permaneció en la clandestinidad hasta el 27 de marzo de 1982, en que es amnistiado por el gobierno. Integrado al trabajo legal, pasó a residir en Chilpancingo como funcionario de extensión universitaria de la UAG.

Escribió Los pueblos de la sedición o la verdadera historia política militar del Partido de los Pobres, que obtuvo el tercer lugar en el Primer Concurso de Ensayo sobre Historia de Guerrero, convocado por la UAG, en 1984. El texto, de más de 200 cuartillas, con prólogo de Rosalío Wences Reza, permanece aún inédito.

(BM)