Miércoles  20 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Danza de Los Apaches
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Con agua y flores, fragmento
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Pescado a la talla
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Tlacololeros
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Santuario en Olinalá
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Encomendero
  • Danza guerrerense
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Zona arqueológica Tehuacalco
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4567591
HoyHoy82
AyerAyer1381
Esta semanaEsta semana2825
Este mesEste mes25875
TodosTodos4567591
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 40

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Hernández García, Nieves

Médico y escritor. Nació en la Ciudad de México  en 1903, pero fue registrado en Tixtla; murió en la capital del país el 20 de agosto de 1987. Sus padres, ambos tixtlecos, fueron Nieves Hernández Blanco y Vicenta García González. No conoció a su papá, quien murió en 1903, víctima del tifo. La mamá se hizo cargo de la crianza y educación de sus cuatro hijos, tres varones: Bernardo, Heriberto y Nieves, y una mujer: la eminente maestra Beatriz Hernández García. (Nieves y Beatriz dedicarán, muchos años después, parte de su trabajo como  escritores a recordar y enaltecer a la madre abnegada; el primero publicó, en 1983, La heroína anónima, en la que rinde “tributo a una mujer [su mamá] a quien la vida golpeó con injusticia”; la segunda dio a conocer, en mayo de 1971, con el título de La maestra, su autobiografía, donde describe y comenta, entre otros hechos, el esfuerzo, el tezón, el cariño  por sus hijos y la determinación de doña Vicenta).

Los últimos meses de 1903 y hasta 1910 vivió en Tixtla, donde aprendió las primeras letras; del segundo al sexto grados los cursó en el Distrito Federal, en las escuelas primarias 39 y Fray Pedro de Gante. Ingresó más tarde a la Escuela Nacional Preparatoria y, en 1925, obtuvo el diploma de Bachiller en Ciencias y Letras. Los estudios profesionales de Medicina los realizó en la Universidad Nacional Autónoma de México; se tituló en 1935 y se especializó en Obstetricia, disciplina en la que profundizó y alcanzó prestigio.

Como médico, prestó sus servicios en la Secretaría del Trabajo (ST), en los Ferrocarriles Nacionales de México (FFCCN de M) y en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) (en esta última dependencia se jubiló en 1967). Como administrador, desempeñó algunos cargos directivos: fue subjefe de la Oficina de Medicina Consultiva (ST) y jefe del Departamento de Tabulación de Riesgos y Enfermedades (FFCCN de M). Sin embargo, es en el quehacer de médico  familiar y en la atención que ofrecía en su propio sanatorio donde el ejercicio de la profesión le ofrece las mayores satisfacciones y propicia que sus pacientes lo identifiquen como “el médico de los pobres”.

En el ámbito político tuvo una participación muy activa: Fue líder destacado de sus compañeros y de un amplio sector de la burocracia; creyó en las organizaciones sindicales como instancias para el mejoramiento de las condiciones de vida de los trabajadores y para el avance de la nación. Durante la campaña por la Presidencia de la República en 1946 finalmente se unió a los sectores que impulsaron la candidatura del licenciado Ezequiel Padilla Peñaloza; pasadas las elecciones, en noviembre de ese mismo año, se exilió en San Antonio, Texas; regresó a México el mes siguiente, y desilusionado de la política, se refugio en la medicina.

Cuando el doctor Hernández García desmantela su sanatorio decide obsequiar el mobiliario y el equipo médico al Centro de Bienestar Social Rural de Tixtla. El ayuntamiento de la ciudad (1975–1977), a través de su presidente municipal, el señor Vicente Astudillo Alcaraz, agradeció el donativo.

En su juventud, Nieves Hernández García fue un brillante jugador de futbol soccer; estuvo en varios equipos de primera fuerza, entre otros el Marte y el América; formó parte de la Selección Nacional que representó a México durante la IX Olimpiada, celebrada en Ámsterdam, Holanda, en 1928.

Escribió las obras siguientes: La heroína anónima; Las raíces del abstencionismo (Almazán y Padilla, traidores al pueblo); El dedazo o la política sui géneris de México; Dos errores del régimen de Gustavo Díaz Ordaz; Poemas: verso blanco.

(CCL/JGCL)