Domingo  17 de noviembre de 2019.

Traducir

Spanish Chinese (Simplified) English French German Greek Italian Japanese Norwegian Portuguese Russian
  • Santuario en Olinalá
  • Iglesia de Santiago Apóstol en Ometepec
  • Encomendero
  • Danza de Los Apaches
  • Danza guerrerense
  • Ofrenda de Día de Muertos
  • Monumento a los héroes de la Independencia en Iguala
  • Zona arqueológica Tehuacalco
  • Museo Regional de Guerrero en Chilpancingo
  • Museo de la Bandera en Iguala
  • Entrada Fuerte de Acapulco
  • Mujeres danzantes de Zitlala
  • Mural del Palacio Municipal de Tixtla de Guerrero
  • Iglesia de Santa Prisca en Taxco
  • Tlacololeros
  • Fábrica de hilados en El Ticuí
  • Mural en la ciudad de Tixtla
  • Pescado a la talla
  • Monumento a la Bandera en Iguala
  • Con agua y flores, fragmento
Previous Next

Adquiera su ejemplar

  • Cartel Enciclopedia
  • Cartel Enciclopedia

Buscar en el contenido

Patrocinadores

  • Consejo de la Crónica de Iguala
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Visita la Feria a La Bandera
  • Patrocinador 2015-2017
  • Patrocinador 2015-2017
Visitas desde el 24-Feb-2012
4564749
HoyHoy881
AyerAyer937
Esta semanaEsta semana10083
Este mesEste mes23033
TodosTodos4564749
Día más visitado 05-07-2018 : 2924
UNITED STATES
US
Usuarios conectados 6

Diseño Web

Ing. Sandra de Jesús Sánchez

Ing. Fernando Sánchez Garibay

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Jumil

En la sierra Madre del Sur, a 6 km de Taxco, se encuentra el parque del Huixteco. Para visitarlo se debe ir por la carretera a Ixcateopan y llegar a la desviación que se encuentra al lado del Colegio de Bachilleres; se toma la dirección a Tetipac hasta el parque, mismo que tiene un camino de terracería.

El extraño insecto pertenece al orden hemíptera y a la familia Pentatom, y habita en la hojarasca, corteza de los árboles secos o en las raíces de las plantas, sobre todo de magueyes; se alimenta de la savia de vegetales.

Su captura es complicada: vuelan o se esconden entre las raíces, y, sobre todo, expelen como defensa (al sentirse agredidos) un líquido irritante constituido por yodo, molesto para los ojos, la nariz y la piel.

El peculiar volátil de color dorado oscuro o verdoso, se localiza en varias zonas de Guerrero, estado de México, Hidalgo, Oaxaca y Veracruz. Su mejor casa es el Huixteco, uno de los cerros que rodean a Taxco, junto con el Tenería, San Mateo, Campamento de la Cruz y el Atachi, en cuyas faldas se ubica la bella ciudad platera. Desde su cima de 2400 msnm, en los días claros, pueden verse el Popocatépetl, el Nevado de Toluca y el Pico de Orizaba.

La fiesta del jumil se celebra el primer lunes de noviembre de cada año y termina en marzo; familias enteras hacen día de campo y se dedican a la caza del jumil.

El paisaje amerita subir a pie, aunque puede hacerse en automóvil. La primera parada es la Capilla de San Miguel, donde antiguamente era celebrada la festividad; ahora sólo se oficia la misa anual. Una procesión lleva la imagen de Cristo desde la iglesia de Guadalupe hasta la capilla. A mitad del cerro hay otro oratorio llamado La Cueva. La alegría está presente en todas partes: mujeres, hombres y niños, con bolsas y cestos en las manos, buscan, afanosamente, entre la hojarasca y las raíces de los magueyes, los apetitosos insectos.

La fiesta sigue; es coronada la Reina del Jumil.

Los jumiles eran alimento básico de los tlahuicas, que habitaban en la región. Hoy, es platillo exquisito, y aunque hay personas que prefieren comerlos vivos, lo mejor es asarlos, ponerles limón, salsa de chile serrano, jitomate, cebolla, y disfrutarlos en tacos. Son una delicia. También suelen añadirse a guisos de carne de puerco o de res.

Vivos, poseen una sustancia anestésica que adormece la lengua, las encías y el aparato digestivo, en general; por ello sirven para quitar la sensación de hambre. Al asarlos, esa sustancia se evapora, y queda únicamente el valor nutritivo.

La excesiva tala de árboles, y el humo que producían los hornos carboneros en cierta época, hicieron disminuir su número.

(JGCL)